lunes, 31 de marzo de 2014

18 Primaveras :)

Ayer fue un día muy especial para mí: 30 de Marzo.

Los cumpleaños son todos importantes, pero lo es aún más cuando cumples 18 años. Es un día muy importante porque se supone que cierras una etapa para dar paso a otra de madurez y responsabilidad. Yo siento que no estoy demasiado preparada, pero supongo que nadie lo está de un día para otro. Sin embargo el de ayer será un día recordado y marcado, un día del que me siento orgullosa porque he tenido la suerte de llegar hasta él.

Cuando era pequeña, siempre veía este día como algo demasiado lejano, como si los 18 años sólo los cumplieran los demás, pero yo siempre me fuera a quedar en la adolescencia. Además, pensaba que las personas conforme pasa el tiempo, vamos cambiando, y a mi parecer, cuando llegara este día, yo sería una persona totalmente diferente, con otra forma de pensar, madura y cuerda, con las ideas claras, etc. Veía la vida como una carretera por la que vas avanzando con un coche, y conforme avanzas, vas dejando atrás una parte de ti. Sin embargo, ayer me di cuenta de que en verdad la vida es como los juegos éstos en los que un coche parece que va avanzando por la carretera, pero en verdad el coche siempre está parado en el mismo lugar de la pantalla, y es el paisaje lo que se va moviendo. Bueno, pues creo que las personas somos como ese coche, que puede parecer que va avanzando, pero sin embargo siempre está en el mismo sitio. Quiero decir, las personas siempre somos las mismas, somos nosotros, con nuestra forma de pensar y ser, y bueno, podemos ir madurando y aprendiendo a lo largo de la vida, al igual que en el juego, cuanto más rato llevas, más experiencia tienes y mejor juegas, pero siempre serás tú, los años sólo te darán experiencia.

Ayer me sorprendí a mí misma repitiéndome una y otra vez: "Tengo 18 años, tengo 18 años, tengo 18 años...". El caso es que no me lo creía, y quería aceptarlo a base de repetírmelo una y otra vez mentalmente. Pero entonces me di cuenta de que realmente no quiero aceptarlo, pues como ya he dicho, yo siempre he visto los 18 años como señal de madurez, y ayer me di cuenta de que no quiero madurar, pues creo que la vida se divide en dos importantes etapas: la infancia-adolescencia y la madurez. La primera dura solamente los primeros años, y la segunda, desde que empiezas a sentirte adulta, hasta el final. Bueno, pues yo no quiero crecer todavía, no quiero pasar de pronto a la madurez pues es algo que durará el resto de mi vida, así que prefiero aprovechar sintiéndome adolescente todo el tiempo que pueda, pues creo que aún me quedan muchas cosas por saber y experimentar, y quiero seguir mirando la vida con estos ojos de inocencia, ansiosos y locos por conocer cosas, antes que sentirme adulta y reprimida, pensando que ya debo ser responsable y aburrida. Y bueno, reconozcamos que físicamente parece que tengo como mínimo 16 años todavía, así que si físicamente no parezco adulta, ¿por qué voy a obligarme a sentirme así?

Pero bueno, me encantan los cumpleaños porque es el día en el que te paras a dar un repaso a tu vida, a recordar todos los buenos momentos, experiencias, personas... que han pasado por tu vida, y te das cuenta de la suerte que tienes por vivir, por llegar hasta aquí habiendo dejado atrás un camino lleno de vida, de recuerdos guardados en forma de imágenes mentales, y muchas otras reales. Es un día en el que te sientes importante porque todo el mundo se acuerda de ti, te felicita y procura que estés feliz. Es un día que sabes que recordarás, un día especial y digno de celebrar, ya que tal día como ese, hace unos tantos de años, estabas llegando a esta preciosa vida, con todo un mundo abierto a ti, en tus manos y por descubrir. Hay personas a las que no les gusta celebrarlo, y yo sin embargo soy de la idea de que un cumpleaños no es un cumpleaños si no hay globos, tarta, música, y sobre todo amigos. Normalmente, cuando la gente cumple 18 años, supongo que lo celebran en discotecas, o de forma madura, o que ni siquiera lo celebran, pero yo quería que este cumpleaños en especial fuera el más infantil de mi vida, porque si no lo celebraba ahora ¿cúando? Ha sido un cumpleaños maravilloso, cargado de ilusiones, ¡y globos! Abajo dejaré algunas fotos de este día tan bonito.

También quiero dar gracias por todos los regalos, por haberos tomado tiempo en pensarlos, elegirlos, comprarlos... Me han encantado todos y los conservaré y disfrutaré con mucho cariño. Uno de los que ha conseguido emocionarme ha sido el de mi hermana, que me ha regalado unos taconazos con los que no creo que sea capaz de llegar muy lejos, pero que está claro es que cada vez que intente andar con ellos, ¡me acordaré de ella! Su regalo es especial porque hace unas semanas yo me paré en un escaparate a ver estos zapatos, incluso me los probé porque me parecieron preciosos, pero me di cuenta de que no eran para mí, yo no sirvo para llevar tacones ni ir súper arreglada. Pero mi hermana venía conmigo y vio que me gustaron, por lo que al parecer al día siguiente me los compró, y me pareció un detalle precioso por el cuál se me saltaron las lágrimas.
Podría mencionar todos los regalos aquí, pero no quiero olvidarme por error ninguno, pues todos han sido igual de importantes, y ya sabéis que estoy muy agradecida y súper contenta por ellos.

Y bueno, creo que ya no me queda nada por decir... ¡Ah sí!

Creo que ésta es una de las mejores épocas de mi vida, y lo sé porque uno se da cuenta de eso cuando te dicen que tienes que pedir un deseo al soplar las velas, pero no sabes qué pedir pues consideras que ya tienes todo lo que te puede hacer feliz... Es un detalle muy simple pero muy bonito, que me hace recapacitar sobre la suerte que tengo hoy en día por tener todo lo que tengo, y ya con eso la verdad es que no necesito nada más.

Ahora sí creo que lo he dicho ya todo, y me despido por hoy, deseando que todos disfrutéis de la vida, a vuestra manera, saboreando cada paso que deis, y sin sentiros presionados por la vida a madurar ni ha dejar nada atrás; seguid siendo vosotros pase lo que pase, aunque sean los años. Y ojalá en vuestro cumpleaños, al soplar las velas, no tengáis nada que pedid, pues es la mejor señal que os puede dar la vida :)



  



video




2 comentarios:

  1. Hola Andrea, he leído tu entrada, tres veces, y en realidad pienso tantas cosas que no sé qué decir. Justo cuando creo que no puedes ser más sorprendente, llegas y me sorprendes. Me encanta la visión que tienes de la vida, algo que no dura para siempre y que debemos aprovechar al máximo, rodeado de la gente que para nosotros sea más importante. Aunque yo sé que eres una chica aventurera y que no tiene ninguna prisa por madurar y hacerse “responsable y aburrida” quiero que vivas con la tranquilidad de que eres una persona tan divertida y estupenda que nunca jamás podrías aburrir a nadie, ni siquiera a ti misma.
    Quizás una cosa que me llama la atención de tu carácter y tu actitud es que estás segura de que quieres disfrutar al máximo de esta etapa tan bonita de la vida, que es tu adolescencia creo que es una de tus mayores virtudes y que es una lástima que no haya más gente como tú. Supongo que en realidad es mejor así, porque eso es lo que te hace tan única.
    Me encanta una frase que has dicho: “los años sólo te darán experiencia”. Pienso que llevas toda la razón el mundo, pero hay una cosa que me gusta más todavía, tú has elegido divertirte y seguir disfrutando de tu juventud y creo que eso, a su vez, es una forma de adquirir experiencia, una experiencia que se obtiene de pasar buenos momentos, de divertirse, de no importar lo que piensen los demás de las cosas que tú haces. Entonces, ¿no significa eso que dentro de tu forma de vida tan genial, estás dando algunos pasos de madurez? Creo que eso es lo mejor de todo, de alguna forma estás madurando y eso yo te lo voy notando día a día. Pero ojo, no es una madurez aburrida, responsable y centrada, es una madurez que te va a permitir seguir disfrutando de la vida y de los bueno momentos que nos da. Y creo que es algo genial que incluso a mí me gustaría tener. Eres afortunada. Me encanta que quieras vivir la vida tan intensamente y sepas cómo realizarte como persona a la vez. Si eres así a esta edad, me encantaría ver cómo serás cuando tengas 25 años.
    Creo que estoy de acuerdo contigo en que la edad no indica madurez, tener 18 años, como tú, solo significa que llevas 18 años en el mundo, y creo que es un error pensar eso de “ahora tengo 18 años, ya va siendo hora de sentar cabeza y dejar de hacer el tonto, hay que madurar”. Eso es un gran error, gran error que tú y tu híperlocura y tus disposición a disfrutar habéis conseguido superar como si nada.
    Por último, me gustaría decir que me siento alagado por la mención que me has hecho. Debo decir que no tienes que darme las gracias por nada. Para mí, haber podido estar presente ese día tan especial y poder haber visto tu cara de felicidad, es recompensa más que suficiente. Con lo poco que cuesta hacer a la gente feliz. Creo que cada uno tiene lo que se merece, siempre lo digo, y tú en realidad te mereces mucho más que eso. Pero creo que era justo que en ese día que era tan especial para ti, pudieras cumplir un sueño.
    Espero que sigas así, que sigas teniendo esa visión tan única y especial sobre la vida, con esas ganas de pasarlo siempre bien sin importar nada más que tu felicidad y que sigas haciendo entradas tan geniales y tan estupendas como esta. Es un placer leer tus reflexiones. Siempre me siento identificado con ellas. Un saludo. Adios :D

    Antonio Mazuelos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de tu mayoría de edad, aunque no pudiese estar allí en ese momento.
    Disfruta de esta etapa de tu vida y da muchas gracias por ella :)

    ResponderEliminar