martes, 17 de diciembre de 2013

Algunas pinceladas navideñas

Buenas tardes a todos. Me he vuelto a motivar tras leer las nuevas entradas de Roberto y Andrea y voy a escribir algo. Si sabes el tema todo es mucho más fácil, escribes y escribes y termina saliendo algo pero el problema es que hoy no sé de que voy a escribir todavía.

Creo que voy a decantarme por algo relacionado con la Navidad....

La Navidad, una palabra que me trae muchos recuerdos y la mayoría de ellos buenos. La Navidad ha constituido una parte más de nuestras vidas y sobre todo de nuestra infancia. Cuando era pequeño siempre esperaba la Navidad con mucha ilusión y empezaba a prepararlo todo con muchísimos días de antelación, para mí era uno de los mejores momentos del año. Cuando tenía dos años mi madre me compró mi primer Belén. Era grande y de escayola, lo pintamos  con pintura dorada y lo pusimos en una estantería, y además pusimos luces de Navidad. Estábamos todos muy contentos con el Belén pero mi madre mucho más que yo. A los pocos días llegó la tragedia... Me enganche a la estantería y lo tiré al suelo y como era de escayola se rompió todo. Yo seguí tan contento allí en el suelo jugando con las cabezas pero mi madre se puso a llorar... Cuando volvió mi padre fue y compró otro exactamente igual y ese sí que duró ya más años.


Fue pasando el tiempo y cada vez me fueron gustando más los nacimientos. Cambié el de escayola por otro más normal. Ya no me gustaba de ese tipo tan grande. Me fueron regalando figuritas, sobre todo mi abuela, que cada vez que iba a visitarme a Casariche me llevaba tres o cuatro. Los primeros años no llegó a ser gran cosa y lo podía poner encima de la tele, después necesitaba más espacio y lo empecé a montar en el suelo debajo de la escalera y así fue creciendo. 

El mejor año de todos fue uno en el que mi padre trajo una puerta de madera que le habían regalado, pero él no la quería, me la dio y con ella y unos hierros que tenía hice una especie de mesa y pude montarlo en lo alto. Era el primer año que ya no lo montaba en el suelo y tenía suficiente espacio para todo.

Aquel año me puse manos a la obra con mucha ilusión: fui a recoger tierra para usarla de suelo en el Belén (mi padre no quería porque decía que iba a llenar la casa de tierra, pero al final se tuvo que aguantar), recogí romero, algunas piedras, ramas, compré un papel con estrellas para ponerlo de cielo, coloqué papel de aluminio para hacer el río, puse las figuras en su sitio... y tres o cuatro tíos cagando que había acumulado con los años tampoco faltaron. Al final quedó perfecto y así volví a repetirlo muchos años. El belén siempre me permitió sentir la navidad con mucha antelación y pasarlo bien aquellas tardes y noches de invierno mientras lo montaba. Lo peor llegaba cuando se acababa la Navidad y tenía que desmontarlo y encargarme de limpiarlo todo y guardarlo para el próximo año, pero también era entretenido.


Otro de los grandes símbolos de la Navidad es el Papá Noel que tampoco faltaba, todos los años lo colgábamos en la ventana de mi casa. Era un Papá Noel muy grande, parecía un tío y allí se tiraba toda la Navidad intentando subir.

En Navidad hay días muy importantes como es el día 24 de diciembre "Noche Buena", el día 25 de diciembre "Navidad", 31 de diciembre "Noche Vieja", 1 de enero "Ano Nuevo" y el 6 de enero "los reyes".
Cada uno de ellos es muy particular y está lleno de recuerdos inolvidables. 

La Noche buena es una noche muy familiar en la que toca cantar villancicos y comer mucho. Siempre recordaré de esta noche las comidas que hacía mi padre. Era una de las pocas veces al año que decidía cocinar y mostrar sus habilidades de cocinero. Siempre presumía diciendo: yo en la mili fui durante ocho meses cocinero de un barco. A mí no me gustaba mucho su comida porque era mayoritariamente carne (cochinillo, solomillos, flamenquines XXL...), pero tampoco estaba mal, había de todo. Un año que coincidió Andrea en mi casa recuerdo que mi padre ganó la cesta de Navidad que venía llena de cosas, otro Andrea y yo preparamos nuestra propia fiesta en mi cuarto y como mi padre se durmió nos libramos de los flamenquines...  

El día 25 de diciembre "Navidad" nunca ha tenido ningún sentido para mí, lo he visto como un día más de navidad en el que te levantas tarde después de la Noche Buena. Para mí Navidad es todas las vacaciones y no un solo día.

El día 31 de diciembre "Noche Vieja" un día muy melancólico en el que siempre un año se nos va. Cada año de nuestra vida es especial y da un poco de pena cuando se va para siempre y nos toca hacer frente a otro.  Desde pequeño lo he vivido con ese sentimiento de melancolía pero también con felicidad porque demuestra que hemos conseguido superar otro año. Las uvas dan paso a un nuevo año, es un momento muy bonito que merece la pena vivirlo entre familiares y amigos. Personalmente es una de las noches que más me gustan del año, nadie duerme y todo el mundo sale a la calle a celebrarlo...Además es una noche en la que nunca falta la frase: "nos vemos el año que viene".


El día 1 de enero "Año Nuevo", es un día en el que cuesta adaptarse un poco al nuevo calendario. Te levantas tarde desorientado y con nuevas actitudes para el año que entra.  Muchos propósitos que al final casi nunca llegan a cumplirse. Yo no puedo quejarme, por ahora siempre he tenido una evolución en mi vida cada año que ha ido pasando. Por ejemplo, de este año "el 2013" no esperaba nada bueno porque es un año muy feo acaba en 13 "el número de la mala suerte" y después de todo no ha estado nada mal. Ha habido de todo pero mucho más bueno que malo. Está claro que será un año difícil de despedir. Debemos aprender a dejar a un lado la supersticiones y vivir el año día a día.

El día 6 de enero "los reyes", un día muy importante para todos los niños que ha marcado toda nuestra infancia, un día muy esperado que ha sacado muchas sonrisas y muchos momentos de felicidad. Los caramelos, las cabalgatas, los regalos... ojalá hubiera más días así al año. 



Bueno voy a terminar de escribir ya. He escrito un remix de cosas relacionadas con la Navidad. He pasado por los días más significativos y los he comparado con algunas de mis experiencias vividas. Espero que os guste y que os haga sentir la Navidad como cuando fuimos niños porque de alguna manera nos estamos empezando a alejar de aquellos días en los que todo era ilusión y felicidad, estamos empezando a hundirnos en la sociedad, pero hay que intentar volver a flotar y volver a tener ilusión y darnos cuenta de que estamos viviendo otra Navidad más y que es tan importante como cualquier otra. Es hora de hacer detalles, estar con la familia, los amigos y regalar mucha felicidad porque la Navidad puede llenar nuestra vida de alegria e ilusión.

2 comentarios:

  1. Ey Paxo!!
    Has elegido un buen tema porque la verdad estaba deseando que alguien hablase de Navidad por aquí.
    He tenido el mes lleno de prácticas y exámenes, y estando en el Campus allí parece que no existe la Navidad. Nadie hablaba de ello. Una pena xD Porque tengo mi teoría de que si este mes mi profesora de Física hubiera dado las clases con un gorrito de Papá Noel puesto probablemente habría prestado más atención, la verdad.

    Los alumbrados de Málaga tampoco son demasiado impresionantes, puesto que acostumbrado desde pequeño a los de Puente Genil que son de alta calidad pueees, no me sorprende estos, la verdad xD

    En fin, deseaba ya que alguien hablase de esa tan ansiada, esperada y anhelada Navidad.
    Son días tan especialees... Un espíritu tan bonito. Aunque este año nosotros -universitarios ya- tengamos también que ponernos las pilas para el final del cuatrimestre -.-

    A mí me encanta también ese ambiente de la Nochebuena y de la Nochevieja...
    Pensando en Nochevieja recuerdo ese momento de fin de año en el que uno está junto a la familia primero, junto a los amigos después y en el que uno se pone buenos propósitos y espera un año que sea mejor que el anterior, etc, etc xD

    A mí este 2013 no ha sido todo lo que yo esperaba. Pero sí que me ha traído muchas cosas grandes. Entre ellas puedo citar el conoceros a vosotros, obviusly.

    Te digo igual que a Andrea en su entrada: Espero que nos veamos pronto.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡PAXO! Qué entrada tan bonita y melancólica :) Probablemente quién lea esta entrada no lo vea como algo tan personal y cercano... pero yo he estado presente en casi todos los momentos que mencionas, y leer esta entrada ha sido como revivir cada momento. Me has abierto el baúl de los recuerdos mental jajaja

    La anécdota de que rompiste un belén y tu padre compró otro igual no la conocía, pero recuerdo perfectamente los muñecos esos grandes de escayola que tenían en la cabeza un alambre... me parece que el niño Jesús lo tengo yo todavía en mi casa jajaja

    También recuerdo los belenes debajo de la escalera, parece que lo estoy viendo ahora mismo... creo que los hierros que usabas para sujetar la tabla esa eran los de la piscina, unos azueles que había...

    Cuántos recuerdos de cuando íbamos con tu madre a coger hierba de esa verde para el belén... y un año que precisamente estábamos montando el belén, y fue cuando pasó Cara Huevo por la calle. Yo lo llamé por la ventana y le enseñé el matamoscas jajaja pegó tantos golpes en el cristal que terminó rompiéndolo y así se quedó ya...

    En fin... creo que yo también voy a tener que hacer una entrada recordando algunas de las Navidades que más me han marcado porque me he puesto melancólica jajaja

    Es verdad que la Navidad es una época que nos da la oportunidad de hacer cosas, estar con la familia y los amigos, celebrar fiestas... y nos deja un montón de recuerdos preciosos. Afortunadamente he tenido la oportunidad de pasar prácticamente todas las Navidades de mi vida junto a tí, y ahora es genial tener tantos recuerdos en común y poder recordarlos juntos... espero que sigamos pasando muchas navidades juntos, que sigamos creando tan buenos recuerdos... y bueno, a ver si pensamos ya lo que vamos a hacer estos días, que como tú dices, es la Navidad que más indecisos estamos... pero seguramente al final lo terminaremos pasando genial ya verás, lo importante es estar todos juntos, cantar muchos villancicos y comer muchos mantecados jajaja

    Venga, ánimo que dentro de dos días nos vemos y empieza oficialmente las vacaciones! ^^ Un supeer abrazoo!! :)

    ResponderEliminar