jueves, 30 de octubre de 2014

1º Aniversario de Noches de Nostalgia

¡Hoy estoy muy muy muuuuy feliz! Hoy hace exactamente un año que creamos este blog. Es una locura pensar cómo empezó todo, con una simple idea un día aburrido en el que Roberto, Paxo, Mazuelos y yo hablábamos por Skype. Roberto empezó a contarnos que hace años tenía un blog en el que escribía cosas sobre el pueblo, y de pronto se nos ocurrió que podíamos crear un blog en el que escribiéramos todos y sobre lo que nos apeteciera. Nos hizo mucha ilusión y en ese preciso instante ya empezamos a poner la idea en funcionamiento. A mí me gustaba mucho leer los blogs de la gente que hacían reseñas sobre libros, y pensé que blogspot sería la mejor plataforma para crear el blog. Esa misma noche probé a publicar la primera entrada de prueba escribiendo tonterías y, a partir de entonces, y poco a poco, empezamos a publicar nuevas entradas.


Al principio, evidentemente el blog tenía un aspecto muy sencillo. De hecho, al crear la plantilla, intenté darle un efecto simple, en el que todo estuviera claro, ordenado y localizable para que quién entrara se encontrara un aspecto despejado, en el que las letras se vieran claras.
Las primeras entradas las hicimos con mucha ilusión. Yo estaba muy contenta porque era la primera vez que lo que yo escribía podía leerlo más gente y opinar. Además, teníamos muchas opciones para manejar el texto, añadir imágenes, vídeos... 
Recuerdo que al principio los únicos que escribíamos éramos Paxo y yo. Mazuelos se animó poco después, y al final terminamos convenciendo a Roberto que nos sorprendió entrada tras entrada. 
Me encantaba la idea de que compartiéramos ideas, pensamientos y cosas que nos llamaba la atención. 


Y poco a poco, aleatoriamente, fuimos subiendo una entrada tras otra, siempre con la misma ilusión. El blog fue creciendo e intentamos mejorar un poco el diseño, añadiendo algunos detalles y un fondo que, creo, le da un aspecto más interesante y nostálgico. Por cierto, ¿por qué "Noches de nostalgia"? La verdad es que no discutimos demasiado el título. Hace algunos años, Paxo y yo empezamos a escribir un relato al que titulamos así. Cuando pensamos la idea del blog, propusimos ese título y nos pareció interesante. También añadí la luna en el título, que se ha convertido en el logotipo que todos visualizamos cuando mencionamos el blog. 

En todo este tiempo nos hemos conocido mucho más entre nosotros y hemos fortalecido nuestra amistad. El blog es algo que nos une, que tenemos en común y es una ilusión que todos compartimos. Hemos vivido muchos buenos momentos y hemos debatido muchos temas. Yo creo que uno de los pilares fundamentales de la amistad son los recuerdos es común. Recuerdos que todos compartimos y que nos unen, fotos que al verlas nos hacen sonreír y experiencias que nos hacen reír, como el día que fuimos a donar sangre y al final ninguno pudimos:


O el día que fuimos a la piscina del poli:


El mes pasado celebramos la incorporación de un nuevo miembro, Jesús David, que ya nos ha deleitado con tres maravillosas entradas, y que, a pesar de que lleva poco tiempo en el blog, lo conocemos desde aquella lejana feria de Puente Genil de 2012 y puedo decir que es un gran amigo y una gran persona, con la que también tenemos muchas experiencias y recuerdos en común y espero que sigamos compartiendo muchas más :) 


Y por supuesto quiero dar las gracias a todas esas personas que leen, comentan y comparten nuestras entradas. Sé que soy una pesada y siempre estoy compartiendo enlaces por twitter, facebook, Whatssap... a veces la gente me dice que me importa demasiado el blog y lo que piensen de nuestras entradas. La verdad es que para mí es muy importante pues, como ya he dicho muchas veces, me encanta escribir pero siempre lo he hecho para mí misma, por lo que es una nueva experiencia esto de compartir las cosas con más personas. Quizá le doy mucha importancia, pero no sé... si es que me hace ilusión ¿qué voy a hacer? Jajaja 

Repito que estoy muy contenta por nuestro primer aniversario. Significa mucho que hayamos podido aguantar tanto tiempo con el proyecto con la misma ilusión que el primer día y espero que la mantengamos mucho tiempo. Últimamente llevamos un tiempo escribiendo menos, así que espero que volvamos a retomarlo pronto y, aunque no tengamos tanto tiempo y le dediquemos menos al blog, siempre lo tengamos activo. Os doy las gracias por todo, ustedes cuatro sois unas de las mejores personas que conozco, aunque también, como he dicho, doy las gracias a todos los demás, que leen nuestras entradas. 

Empezamos el blog desde cero, y terminamos este mes con 7864 visitas, 59 entradas y 14 seguidores. Puede que no parezcan muchos seguidores (y más teniendo en cuenta que cinco de ellos somos nosotros mismos jajaja), pero aparte son muchas personas más las que no nos siguen pero leen las entradas. Así que gracias :) 



Por cierto, ésto es muy importante: la Fundación Aladina, que ayuda a niños y adolescentes enfermos de cáncer y sus familias, ha lanzado una campaña llamada "Sonrisas Dulces". Podemos participar haciendo clic AQUÍ. No os va a llevar más de treinta segundos y podéis hacer mucho bien. El objetivo es llegar a 200.000 visitas. Tenéis más información en el enlace que he añadido.

¡Un abrazo gigante a todos! (Me gustaría añadir un mini vídeo o algo, esta noche quizá lo haga)




domingo, 19 de octubre de 2014

Sinestesia.



¿Qué color tiene el número ocho? ¿Qué sabor tiene un cuadrado, dulce o salado? ¿Has sentido alguna vez el color verde? Para la mayoría de personas estas preguntas no tienen sentido ninguno, ellos no “sienten” colores o “saborean” formas. Pero algunas personas experimentan el mundo de forma diferente y sus sentidos están conectados de maneras inusuales. Esto es conocido como “Sinestesia”.
Esta semana he leído en un libro de texto un artículo que habla sobre la sinestesia. Este artículo habla sobre dos hermanas australianas, Jennifer y Catherine Strutt, que poseen este “sexto sentido”. En el caso de estas chicas, la sinestesia mezcla los sonidos con los colores. Catherine ve el color verde oscuro o el morado cuando escucha un sonido grave; y, para Jennifer, el sonido de las flautas, los clarinetes y otros instrumentos de viento madera de estas características es azul claro.
Científicos han coincidido en que una de cada cien personas posee sinestesia, y que es común encontrarla en artistas, poetas y músicos. Muchos de los que la poseen probablemente no hayan pensado en ello; ya que piensan que todos ven el color amarillo cuando piensan en el número siete.
Asociar colores con números, sonidos o letras es la forma más común de manifestarse la sinestesia, aunque hay otras formas de sinestesia. En el artículo también se habla de James Wannerton, procedente del norte de Inglaterra, que asocia diferentes sabores a las palabras. James no puede controlarlo, ya que cuando escucha alguna palabra, automáticamente percibe el sabor en su boca. Por ejemplo: la palabra “exacto” sabe a yogur, mientras que la palabra “sabiduría” tiene sabor a perrito caliente.
Esta condición le ha traído problemas a James, ya que es muy difícil concentrarse cuando experimentas diferentes sabores constantemente. También le ha traído problemas en su vida personal, porque algunos nombres tenían sabores específicos y le resultaba difícil que le gustara alguien cuyo nombre tuviera mal sabor.
Este tema me ha resultado interesante, ya que es increíble cómo funciona el cerebro y la mente humana creando diferentes experiencias con respecto a los sentidos.

lunes, 13 de octubre de 2014

La hora de la verdad



Bien, pues hoy me gustaría dar mi opinión y exponer algunas dudas sobre el tema más relevante no sólo en España, sino en todo el mundo desde el pasado mes de Agosto. Hoy hablaré sobre el Ébola. Indudablemente todos sabemos lo que es y, desafortunadamente todos conocemos sus consecuencias… Todos sabemos que es una enfermedad que, pese a que se puede tratar, es muy complicado, por no decir imposible salir de ella, cuyo origen se encuentra en el centro de África y que, por supuesto, sólo se localizaba en un área determinada de este continente… Esta enfermedad se ha llevado a miles de ciudadanos africanos, a los que a nadie le ha importado que estas personas posean esta enfermedad ni que pierdan la vida por esta razón… El origen de mi critica llega en el mes de Agosto, cuando veo en las noticias y en varias redes sociales que un sacerdote misionero que estaba en África había contraído esta enfermedad y el Gobierno de España movió tierra, mar y aire para poder repatriar a este sacerdote, ya que, según el Gobierno (no sé a ciencia cierta si esta afirmación la hizo el señor Rajoy o la señora Mato) “España posee las medidas necesarias para curar a Miguel Pajares y evitar que la enfermedad se contraiga”. Días después de estas palabras, veo en la televisión que el Padre Miguel Pajares ha sido trasladado con éxito al Hospital “Carlos III” de Madrid y que el proceso para la cura está listo. Apenas una o dos semanas después vuelvo a ver en las noticias que el sacerdote había fallecido, cosa que, desgraciadamente, era de esperar. En los medios no se vuelve a hablar de esta enfermedad hasta que se produce en España, justo en el mismo hospital donde el sacerdote Miguel Pajares estuvo hospitalizado, un contagio de Ébola, el cual padece una enfermera del hospital. La gerencia del hospital, así como la consejería de Sanidad se lava las manos diciendo que “[…] es un fallo humano de la enfermera por no tomar las medidas de seguridad biológica necesarias […]”. Días después, en un programa de información de la mañana, entrevistan a una compañera de la enfermera contagiada, y esta se defiende a sí misma y a su compañera alegando que “no ha sido un fallo de mi compañera” y explicando lo siguiente “[…] a los enfermeros y enfermeras nos limitan el número de guantes y batas desechables que debemos usar para trabajar, ya que dicen que usamos muchas y no hay dinero […]”… Ahora, yo empiezo a pensar, y me surge la siguiente duda, “Si en España no hay medios suficientes para curar esta enfermedad, ¿por qué nos ponen a todos en riesgo?”, a la cual le encuentro la irónica respuesta segundos después, “Como la persona que padece esta enfermedad es española, cómo el Gobierno de este país, que no es capaz de mantener juntas sus autonomías, va a dejar morir a un ciudadano español…”. Ahora planteo esta pregunta al señor Rajoy, presidente del Gobierno, y a la señora Mato, consejera de Sanidad: “¿Por qué lo hicisteis mal?”. Sinceramente, me dan vergüenza todos los que tienen el mando de este país, ya que dejan que, literalmente, se vaya a la mierda, no sólo económicamente, sino que ahora también introducen una enfermedad que se puede llevar a mucha gente por delante… No comprendo cómo, siendo ciudadanos españoles, no penséis que no os podría pasar a vosotros o a algún familiar, no comprendo cómo el dinero es capaz de cegaros hasta el punto de que no os importe ni la salud de nadie… Sólo espero que algún día seáis capaces de daros cuenta de lo que habéis provocado, y espero que no sea tarde para remediarlo, aunque ya lo sea…