martes, 30 de septiembre de 2014

"Orgullo y prejuicio" de Jane Austen

Hoy he terminado de leer "Orgullo y prejuicio" de Jane Austen
La verdad es que me esperaba encontrar una narración más compleja de entender o con un vocabulario más antiguo, pero mi sorpresa fue grata cuando empecé a leer y comprobé lo fácil y ágil que se me hacía la lectura. Además, al menos en esta edición, en el pie de algunas páginas vienen notas que explican algunas palabras y costumbres de la época, lo que me ha gustado mucho y facilita la comprensión y a la vez, aprendizaje de la lectura. 

El libro está escrito entre finales del siglo XVIII y principios del XIX. Describe la Inglaterra de aquella época (victoriana) a través de la familia Bennet, que consta de cinco hijas. El sueño y ambición de la señora Bennet es ver a todas sus hijas bien casadas, pues era la costumbre de la época y además, ella teme que su marido muera antes de que ésto ocurra, pues la herencia de la casa no les pertenece a ellas, sino a un familiar.

Llama la atención descubrir, página a página, la forma de vida que había por entonces. En aquellos tiempos, los ingleses eran muy corteses y lo más importante eran los modales, la educación y formación. Se celebraban muchos bailes, dónde los caballeros conocían a las señoritas e invitaban a las que más les gustaba a bailar con ellos. Tenían sus costumbres, y este libro las refleja todas muy bien, pues te integras en la historia y parece que estás en aquellos grandes y majestuosos salones de baile, escuchando en boca de los protagonistas las elaboradas conversaciones.

Por otra parte, es un libro con mucho humor, pues en la mayoría de las conversaciones siempre está presente la ironía, y es muy gracioso comprender el trabajo que costaba ser cortés con alguien, pero a la vez intentar decir lo que pensabas de él, sin dejar la formalidad de lado, usando la ironía. 
Además, aparecen algunos personajes singulares, como la señora Bennet, que hace todo lo que esté en sus manos para casar a sus hijas, aunque para ello tenga que usar tácticas inusuales. 

Lo que más me gusta del libro sin duda es la facilidad con la que la autora nos mete de lleno en la época. Me gustan los diálogos elaborados, que a veces cuesta entender y ver lo diferentes que eran a los de hoy en día. En la actualidad, acostumbramos a hablar lo menos posible, usando frases cortas y sin pensar. Sin embargo, en aquella época, hasta los saludos se hacían con todas las formalidades imaginables, aunque la persona en sí fuese tu mayor enemigo. Por lo tanto es muy curioso. 


He aprendido muchísimo con este libro, sobre la época y además también algo moral, y es que no debemos hacer prejuicios acelerados de nada ni nadie. La verdad es que juzgamos a las personas constantemente, queramos o no, y eso muchas veces puede darnos una idea equivocada, de la que no podemos estar seguros hasta conocer las circunstancias y motivos por los que una persona actúa de una forma determinada. 
El título del libro es perfecto, porque reúne las dos palabras claves en esta historia. Todos los personajes son muy orgullosos y tienen prejuicios. ¿Eso es un defecto o una cualidad? Me gusta mucho esta reflexión que hace uno de los personajes en el libro: 

"- El orgullo, es un defecto muy común. Por todo lo que he leído, estoy convencida de que en realidad es muy frecuente que la naturaleza humana sea especialmente propensa a él, hay muy pocos que no abriguen un sentimiento de autosuficiencia por una u otra razón, ya sea real o imaginaria. La vanidad y el orgullo son cosas distintas, aunque muchas veces se usen como sinónimos. El orgullo está relacionado con la opinión que tenemos de nosotros mismos; la vanidad, con lo que quisiéramos que los demás pensaran de nosotros".

En general este libro me ha encantado, sólo tengo que reconocer que la historia principal me parece un poco predecible. Desde el principio, sabía más o menos cómo iba a terminar, pues se les da claramente más importancia a ciertos personajes, y si a eso añadimos a influencia del título, podemos intuir más o menos cómo evolucionará la historia.
Pero ese pequeño detalle no puede ensombrecer una obra tan bonita cómo lo es "Orgullo y prejuicio". Es uno de esos libros que sé que tengo que volver a leer para fijarme más en pequeños detalles que pasan inadvertidos en una primera lectura. 

PD: Anoche vi la película "Orgullo y Prejuicio" de 2005, y la verdad es que me gustó bastante. Creo que es muy fiel al libro, pues la mayoría de diálogos están sacados palabra por palabra del mismo. Quedé bastante satisfecha con la adaptación, y creo que los actores supieron retratar el carácter de sus personajes a la perfección. Me hizo especialmente mucha gracia ver a la señora Bennet, con sus constantes quejas atribuidas a los nervios. 
Un dato curioso: el actor que hace de Darcy, es Matthew Macfadyen, el mismo que interpretó al prior Philip en la mini serie "Los pilares de la Tierra". Y por cierto, el actor Eddie Redmayne, que hizo de Jack en "Los pilares..." es el mismo que hizo de Marius en la película "Los Miserables". 
No sé, es una tontería, pero me gusta encontrarme estas pequeñas relaciones. 

PD2: También terminé viendo la serie. Es mucho más extensa y se sale un poco más del guión del libro, pero en la serie se ven mucho mejor reflejados los detalles de la época, como los vestidos, las casas, los campos, los carruajes... Tanto la película como la serie me han gustado mucho. Por cierto, he resumido esta entrada porque me he dado cuenta de que era demasiado larga y podía llegar a ser aburrida, así que he borrado algunas partes que creo que eran innecesarias. 


Un abrazo gigante, 



domingo, 21 de septiembre de 2014

La valentía



La valentía… Qué palabra, ¿eh?... Y cómo cambia esa palabra con la edad… Cuando eras pequeñito, eras “valiente” cuando en el parque te ladraba un perro y no te asustabas,  o no tenías miedo a dormir con todas las luces apagadas… Cuando ya eras un poquito más mayor, eras “valiente” cuando la enfermera (o enfermero) te ponía una inyección y no llorabas… Pero, cuando maduras, la palabra “valiente” y “valentía” cambian casi completamente. Ahora que ya has madurado (o algunos tienen edad de haberlo hecho), ¿qué es la valentía? Ahora ya no le temes al perro que te ladra en el parque, ni tienes miedo cuando duermes con las luces apagadas, ni lloras cuando te ponen una inyección... ¿Qué es ahora la valentía? Pues la valentía ahora es demostrar a todos que eres capaz de hacer todo lo que te propones, dejando de lado todas tus fobias y tus miedos… Recuerdo que muchos, cuando me uní a la banda en la que ahora soy músico, me decían que no sería capaz de tocar con ellos, que lo dejaría antes… Bueno, pues les callé la boca a todos… Aunque empecé a tocar con mi banda el 2 de Febrero de 2014, todos supieron que ya era músico oficialmente en la Semana Santa del mismo año… Aún recuerdo la cara del grupito de sobrados que me decían “¿Tú, músico? Antes me toca la lotería sin comprar el boleto…” en la tarde de aquel 15 de Abril (Martes Santo) en la salida del Cristo Titular de mi banda, cuando llegué en pasacalles, y tuve la oportunidad de decirles “Con esfuerzo todo es posible, ¿te ha tocado ya la lotería?”. En resumen, aprendí a ser valiente dejando mi miedo escénico a un lado, olvidando el temor a los que en mi infancia me maltrataron, reemplazando el temor a ser juzgado negativamente por el optimismo que me estimulaban (y estimulan) mis compañeros, y mirando al frente tratando de divisar todo lo positivo que me espera… Aunque no solo soy valiente cuando estoy con mis compañeros músicos, sino que esta lección que aprendí, ahora me está sirviendo para mi día a día, para superarme y dejar atrás todo lo que tiempo atrás me inhibía…



He de agradecer a Andrea y a Paxo, no solo que hoy pueda escribir esto aquí, sino que me ayudaran a poder decir "soy valiente", ya que ha sido mucho tiempo a su lado, del que siempre tengo muy buen recuerdo...

lunes, 15 de septiembre de 2014

Ice Bucket Challenge

El sábado 13, como último intento de aprovechar los últimos días de verano, Paxo, Ramón (de Casariche) y yo, hicimos el Ice Bucket Challenge. Creo que a estas alturas todo el mundo sabe de qué trata.

Yo oí hablar de este "movimiento" hace unas semanas en una revista y lo primero que pensé es que era una absurda moda más o algo así, por lo que nunca me imagine que terminaría haciéndolo. Hace unos días me nominó @leteOfficial. Me informé un poco más y descubrí que es un movimiento o campaña que se está extendiendo por internet para dar a conocer una enfermedad llamada "Esclerosis Lateral Amiotrófica" y recaudar dinero para ayudar a las personas con dicha enfermedad.
Las personas que sufren esta enfermedad, van perdiendo la movilidad de los músculos. Ésta es la enfermedad que sufre Stephen Hawking. El reto de echarse un cubo de agua helada es en realidad para sentir, aunque sea por unas milésimas de segundo, cómo los músculos se contraen. Pero la verdadera finalidad de todo ésto es la de recaudar dinero. Sin embargo, como pasa siempre, la gente se toma las cosas como quiere y la mayoría de las personas terminan haciendo el reto pero puede que ni siquiera sepan el verdadero objetivo.

En España hay una página web dónde se puede donar para ayudar a fomentar la investigación de esta enfermedad, así que dejaré el enlace "aquí".

Quiero darle las gracias a Paxo y a Ramón por hacer el reto conmigo, ya que al principio no querían y los terminé convenciendo. La verdad es que después de todo lo pasamos genial y nos quedamos con un buen recuerdo de los últimos días de verano. Sin embargo, me apena ver el vídeo que hicimos y pensar que hay muchas personas que tienen la enfermedad de la que hablamos (u otra) y no pueden hacer cosas como esas. Esto sólo es un motivo más para hacernos conciencia de la realidad e intentar ayudar en la medida de lo posible.





Un abrazo a todos, y muchos ánimos con la vuelta a clase :)


martes, 9 de septiembre de 2014

"Los Pilares de la Tierra" de Ken Follett

Hoy he terminado de leer "Los pilares de la Tierra" y estoy exhausta de emociones. Es el libro más largo que he leído hasta ahora (más de 1000 páginas en versión DeBolsillo) pero a la vez, uno de los más completos y buenos, por lo que no se me ha hecho para nada pesado. Este libro reune muchos puntos para gustarme:

1. Lo primero es que se basa en el siglo XII y sus descripciones constantes han conseguido transportarme a aquella época y durante los diez días que he tardado en leerlo, me ha dado la impresión de que yo misma vivía allí. Ha sido maravilloso.

2. También me ha gustado porque es muy complejo e incluso a veces que ha costado entender algunas partes, pero me gusta porque pone la mente activa y eso no puede ser malo.
Me gustan los libros fluidos y fáciles de leer, de los que se leen en unas horas, pero también me encanta leer libros más complejos pues esconden historias fascinantes, longevas y terminas encariñándote con ellas.

3. Creo que ha sido el primer libro que he leído en el que los protagonistas van haciéndose mayores y lo vas viviendo con ellos. En este libro, van pasando los años y todos van creciendo física y mentalmente y es lo más real que se pueda imaginar, aunque a veces es frustante porque, al menos a mí, me daba la sensación de que los años pasaban demasiado rápido, como en la vida real.

Bien, esos son los puntos principales y generales que me han gustado de este libro. Pero entremos un poco más en la historia.

Esta historia gira en torno a unos tiempos difíciles. En Inglaterra muere el rey y no tiene un heredero legítimo, pues murió en un naufragio, por lo que comienza una anarquía que da lugar a una guerra civil entre familiares del fallecido rey. En aquellos tiempos (hablamos de la Edad Media), la iglesia tenía un gran poder e interactuaba en la política. Evidentemente, la iglesia siempre estaba a favor de los posibles candidatos a la corona que prometieran apoyar y mantener los privilegios de la misma.
Con todo este lío político se producen muchas injusticias y barbaridades. Los condes y caballeros pueden violar y matar a las personas y quedar impunes, mientras que los campesinos pueden morir ahorcados sin motivos. El libro describe todo esto muy detalladamente, hay momentos en los que describe algunas situaciones en las que se ponen los pelos de punta.

Los Pilares de la Tierra está narrado en tercera persona y va contando la historia de varias personas. Por un lado, están Tom y su familia. Tom es constructor y su mayor sueño es construir una catedral. Por otra parte, está Philip, un joven prior que luchará por ver prosperar todo lo que esté a su cargo y por la justicia, aún cuando se encuentre miles de impedimentos y traiciones de la propia iglesia... También está William, un joven y arrogante caballero que se saltará la justicia cuanto pueda y más; Aliena, que vivirá parte de su vida bajo la sombra de una vieja promesa; Waleran, que aprovechará su cargo en la iglesia para jugar siempre a dos bandos...  En fin, hay muchísimos protagonistas y todos luchan por sus objetivos, pero se encontrarán obstáculos provocados por la difícil situación política que se vive.

No puedo hablar mucho más de la historia pues no quiero revelar nada que estropee el libro si alguien lo va a leer. Sólo puedo decir que este libro tiene misterio, realismo, emoción, amor, búsqueda de la justicia, muchos escenarios (ya que incluso aparece España)... es un libro fascinante y siempre están pasando cosas. Empieza de una forma muy misteriosa que te inspira a seguir leyendo. Yo, el primer día empecé a leer voraz, con hambre de leer más y más, acostumbrada a leer últimamente los libros en uno o dos días; pero esta vez el libro pudo conmigo y tuve que tener paciencia para terminarlo. En serio, es uno de los mejores libros que he leído.

Hay una mini serie del libro, que se llama también "Los Pilares de la Tierra" y creo que tiene unos ocho capítulos de una hora más o menos cada uno. Hoy he empezado a ver el primer capítulo y me parece que han hecho un gran trabajo, al menos los personajes son muy parecidos a como los imaginaba, pero evidentemente las escenas pasan demasiado deprisa y creo que a alguien que no haya leído el libro le costaría mucho entenderla. Sin duda, el libro es una obra de arte y Ken Follett es increíble, hay que tener mucha capacidad para escribir un libro tan largo y bueno como éste. Lo mejor es que tiene una segunda parte, llamada "Un mundo sin fin", que es casi igual de largo. Tengo muchas ganas de leerlo pero necesito esperar un poco para asimilar tanta información.

Yo me he encariñado mucho con esta historia, con sus personajes y la manera en la que todas las historias se unen. Con el libro he aprendido que en los tiempos difíciles, todos buscan su propio bien. Que cuando no hay control, es difícil hacer justicia y muchas veces puedes ver impotente cómo se permiten cosas inimaginables. He aprendido con todos y cada uno de los personajes, aunque si hay algo que todos comparten es la ambición.

Si tuviera que puntuar este libro, le daría un 9'5 de 10 porque, aunque me ha parecido excelente, hay veces en los que algunos personajes quedaban un poco apartados. Es normal, porque en un libro tan complejo es difícil describir lo que están haciendo todos los personajes, pero aún así a veces sentía que había personajes que se quedaban atrás.
Las descripciones de las catedrales son muy importantes y están muy presentes, pues casi toda la historia sucede durante la construcción de una. Yo había veces en las que leyendo la descripción no era capaz de seguirla e imaginarme todos los detalles pero me hacía una idea de lo maravillosas y grandiosas que podían ser. Ese, sin embargo, puede ser un punto a favor de la serie, pues ahí sí se pueden mostrar las catedrales en todo su esplendor, espero que lo hayan aprovechado.

Nota: he terminado de ver la serie (ver aquí). Creo que ocho horas son pocas para recrear todo lo que transmite el libro. Aún así, la serie está muy lograda. Es evidente que la serie no está estrictamente ceñida al libro. Yo creo que más bien está inspirada en él, pero han tenido libertad para variar algunas escenas y añadir las suyas propias. El cambio que más me ha llamado la atención ha sido el de la madre de William. En el libro, ella es estricta con William y él busca siempre su aprobación. En la serie, sin embargo, han querido añadir un toque en el que William y ella tienen una extraña relación que roza lo sensual; pero en ambos casos ella sigue teniendo esa ambición que la caracteriza y la capacidad de inducir a las personas a su antojo.


A pesar de todos los cambios, me ha gustado muchísimo esta adaptación. Me despido ya porque veo que me he vuelto a alargar muchísimo. Un abrazo a todos,