domingo, 21 de septiembre de 2014

La valentía



La valentía… Qué palabra, ¿eh?... Y cómo cambia esa palabra con la edad… Cuando eras pequeñito, eras “valiente” cuando en el parque te ladraba un perro y no te asustabas,  o no tenías miedo a dormir con todas las luces apagadas… Cuando ya eras un poquito más mayor, eras “valiente” cuando la enfermera (o enfermero) te ponía una inyección y no llorabas… Pero, cuando maduras, la palabra “valiente” y “valentía” cambian casi completamente. Ahora que ya has madurado (o algunos tienen edad de haberlo hecho), ¿qué es la valentía? Ahora ya no le temes al perro que te ladra en el parque, ni tienes miedo cuando duermes con las luces apagadas, ni lloras cuando te ponen una inyección... ¿Qué es ahora la valentía? Pues la valentía ahora es demostrar a todos que eres capaz de hacer todo lo que te propones, dejando de lado todas tus fobias y tus miedos… Recuerdo que muchos, cuando me uní a la banda en la que ahora soy músico, me decían que no sería capaz de tocar con ellos, que lo dejaría antes… Bueno, pues les callé la boca a todos… Aunque empecé a tocar con mi banda el 2 de Febrero de 2014, todos supieron que ya era músico oficialmente en la Semana Santa del mismo año… Aún recuerdo la cara del grupito de sobrados que me decían “¿Tú, músico? Antes me toca la lotería sin comprar el boleto…” en la tarde de aquel 15 de Abril (Martes Santo) en la salida del Cristo Titular de mi banda, cuando llegué en pasacalles, y tuve la oportunidad de decirles “Con esfuerzo todo es posible, ¿te ha tocado ya la lotería?”. En resumen, aprendí a ser valiente dejando mi miedo escénico a un lado, olvidando el temor a los que en mi infancia me maltrataron, reemplazando el temor a ser juzgado negativamente por el optimismo que me estimulaban (y estimulan) mis compañeros, y mirando al frente tratando de divisar todo lo positivo que me espera… Aunque no solo soy valiente cuando estoy con mis compañeros músicos, sino que esta lección que aprendí, ahora me está sirviendo para mi día a día, para superarme y dejar atrás todo lo que tiempo atrás me inhibía…



He de agradecer a Andrea y a Paxo, no solo que hoy pueda escribir esto aquí, sino que me ayudaran a poder decir "soy valiente", ya que ha sido mucho tiempo a su lado, del que siempre tengo muy buen recuerdo...

4 comentarios:

  1. ¡Jesús David! Me alegro muchísimo de que hayas aceptado participar en el blog. Ya sabes que siempre me han gustado tus comentarios y sabía que tu presencia aquí era imprescindible :)
    No podías comenzar de mejor manera; has conseguido que se me salten las lágrimas :') Me parece admirable tu forma de superar los obstáculos e ignorar los comentarios de los que se burlaban de tus objetivos. Desde luego, eres muy valiente y una gran persona, con muchos más valores que aquellos que intentaban hundirte.

    La mención que haces sobre mí y Paxo ha colmado mi melancolía. Me siento muy orgullosa de contar con tu amistad y de tenerte hoy aquí, con nosotros. Estoy muy muuuuuy contenta ^^ Espero que sigas inspirándote y sorprendiéndonos con muchas entradas, ten por seguro que las leeremos todas y las esperaremos con ganas :)

    ¡Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
  2. Muchas graciias!! ^^ Cómo me iba a olvidar de vosotros, que me enseñasteis que tras una discusión se puede forjar una gran amistad... ¿Qué hubiera pasado si aquel 4 de Agosto de 2012 no me hubiera rebelado, o si el 17 de Agosto del mismo año no hubierais venido en nuestra captura? Sí, señora, sí, me acuerdo como si fuera ayer, ya que los comienzos de las grandes amistades nunca se olvidan...

    Un super abrazo para vosotros!! :P

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús David,

    Ha sido toda una sorpresa tu incorporación al blog, ya habías dejado algunos comentarios bastante buenos que podían haber sido perfectamente publicados como entradas. Cuando he visto tu entrada me ha alegrado bastante, sé que con tus aportaciones este blog será mucho más importante y bueno de lo que lo es ahora. Se nota que con el paso de los años la vida te ha enseñado las grandes dificultades que se nos pueden llegar a plantear en ella, pero como tambien puedo ver has aprendido que el mejor remedio con el que podemos combatir y plantar cara a todo lo que venga siempre va a ser la valentia, la confianza en nosotros mismos y la constancia que pongamos en ello. De un modo u otro esta entrada es un claro ejemplo de superación que no solo debe de interpretarse como un cuento o historia narrada por una persona cualquiera, debe de servirnos a todos para saber que todo puede ser logrado o prácticamente todo, lo único que necesitamos es dotarnos de la valentia con la que tu un día plantaste cara a quien a tus espaldas de estaba tirando. Cuando consigamos tener confianza ciega en nuestras propias capaciadades, te puedo asegurar que prácticamente alcanzarás todas las metas que te propongas.

    Un gran abrazo, espero que esta semana nos veamos. Espero estar en Puente Genil para este miércoles y sobre todo felicidades por el gran comienzo.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya sabeis, cuando esteis por aquí, solo teneis que mandarme un Whatsapp, ultimamente no salgo mucho por ahi...

    ResponderEliminar