lunes, 13 de octubre de 2014

La hora de la verdad



Bien, pues hoy me gustaría dar mi opinión y exponer algunas dudas sobre el tema más relevante no sólo en España, sino en todo el mundo desde el pasado mes de Agosto. Hoy hablaré sobre el Ébola. Indudablemente todos sabemos lo que es y, desafortunadamente todos conocemos sus consecuencias… Todos sabemos que es una enfermedad que, pese a que se puede tratar, es muy complicado, por no decir imposible salir de ella, cuyo origen se encuentra en el centro de África y que, por supuesto, sólo se localizaba en un área determinada de este continente… Esta enfermedad se ha llevado a miles de ciudadanos africanos, a los que a nadie le ha importado que estas personas posean esta enfermedad ni que pierdan la vida por esta razón… El origen de mi critica llega en el mes de Agosto, cuando veo en las noticias y en varias redes sociales que un sacerdote misionero que estaba en África había contraído esta enfermedad y el Gobierno de España movió tierra, mar y aire para poder repatriar a este sacerdote, ya que, según el Gobierno (no sé a ciencia cierta si esta afirmación la hizo el señor Rajoy o la señora Mato) “España posee las medidas necesarias para curar a Miguel Pajares y evitar que la enfermedad se contraiga”. Días después de estas palabras, veo en la televisión que el Padre Miguel Pajares ha sido trasladado con éxito al Hospital “Carlos III” de Madrid y que el proceso para la cura está listo. Apenas una o dos semanas después vuelvo a ver en las noticias que el sacerdote había fallecido, cosa que, desgraciadamente, era de esperar. En los medios no se vuelve a hablar de esta enfermedad hasta que se produce en España, justo en el mismo hospital donde el sacerdote Miguel Pajares estuvo hospitalizado, un contagio de Ébola, el cual padece una enfermera del hospital. La gerencia del hospital, así como la consejería de Sanidad se lava las manos diciendo que “[…] es un fallo humano de la enfermera por no tomar las medidas de seguridad biológica necesarias […]”. Días después, en un programa de información de la mañana, entrevistan a una compañera de la enfermera contagiada, y esta se defiende a sí misma y a su compañera alegando que “no ha sido un fallo de mi compañera” y explicando lo siguiente “[…] a los enfermeros y enfermeras nos limitan el número de guantes y batas desechables que debemos usar para trabajar, ya que dicen que usamos muchas y no hay dinero […]”… Ahora, yo empiezo a pensar, y me surge la siguiente duda, “Si en España no hay medios suficientes para curar esta enfermedad, ¿por qué nos ponen a todos en riesgo?”, a la cual le encuentro la irónica respuesta segundos después, “Como la persona que padece esta enfermedad es española, cómo el Gobierno de este país, que no es capaz de mantener juntas sus autonomías, va a dejar morir a un ciudadano español…”. Ahora planteo esta pregunta al señor Rajoy, presidente del Gobierno, y a la señora Mato, consejera de Sanidad: “¿Por qué lo hicisteis mal?”. Sinceramente, me dan vergüenza todos los que tienen el mando de este país, ya que dejan que, literalmente, se vaya a la mierda, no sólo económicamente, sino que ahora también introducen una enfermedad que se puede llevar a mucha gente por delante… No comprendo cómo, siendo ciudadanos españoles, no penséis que no os podría pasar a vosotros o a algún familiar, no comprendo cómo el dinero es capaz de cegaros hasta el punto de que no os importe ni la salud de nadie… Sólo espero que algún día seáis capaces de daros cuenta de lo que habéis provocado, y espero que no sea tarde para remediarlo, aunque ya lo sea…

2 comentarios:

  1. La verdad es que puede que yo también publique una entrada expresando mi opinión sobre este tema. Yo no quiero meterme en si hicieron bien o mal trayendo a esos hombres, no quiero entrar en la polémica de si España cuenta o no con las medidas necesarias para evitar que la enfermedad se contraiga, no quiero entrar en si hicieron bien matando o no al perro de la enfermera... todo eso son polémicas de las que se están haciendo eco los medios de comunicación pero, mientras nosotros estamos cegados y con el punto de mira puesto en todo ésto, cientos de personas siguen muriendo en África y nosotros sólo nos preocupamos de si Ana Mato dimite o no.
    La verdad es que yo con todo este tema sólo me he dado cuenta de la barbaridad que estamos cometiendo ignorando a todas esas personas que mueren en África... definitivamente creo que tengo que escribir una entrada sobre ésto, sino no me quedo tranquila...

    PD: No quiero ser pesada, pero me gusta mucho tu reflexión, Jesús David. Me encanta el hecho de que te hayas informado bien sobre todo este tema antes de escribir y que hayas expresado tu indignación sobre un tema que, desgraciadamente, está tan de actualidad.

    Un saludo y un abrazo gigante, me alegra que contemos contigo en el blog :)

    ResponderEliminar
  2. (Aunque nadie sabe nada, me estoy acordando de toda la corte celestial, porque me he currado una respuesta genial, y al iniciar la sesión con mi cuenta de Google se ha borrado todo y tengo que reescribirla, pero como la he escrito a pie de la letra y no recuerdo bien lo que había escrito)

    Ahora en frío, leyendo la entrada, pienso que he sido algo provocador, pero tampoco me arrepiento de ello, ya que la que se ha liado no es poco... No sólo nos tiene inmersos en una crisis económica de la que no saben cómo salir, nos tienen sin trabajo, recortando en educación y un gran etcétera, sino que ahora nos meten una enfermedad que puede acabar con España si se propaga... ¿Cuanto habrán ganado por esto? ¿Les habrán dado una tarjeta "black" de esas? Enhorabuena, seguid encubriendoos y premiandoos por vuestros fallos con el dinero de los españoles que están en peligro, desde aquí os aplaudo...

    PD.: Si a alguien le ha molestado esta entrada o este comentario, le invito a que se aguante como todos hacemos por desgracia, ya que yo también me aguanto avergonzado del futuro que me espera cuando tenga que pagar impuestos o tener que estar en paro cuando acabe mis estudios, que tanto trabajo y dinero me costarán...

    ResponderEliminar