viernes, 13 de diciembre de 2013

¡El tiempo es oro!

¡Buenas! ¡Ya estamos en Diciembre! No me lo puedo creer, estos últimos meses se han pasado demasiado rápido... Estoy muy contenta porque se acerca la navidad, y además el blog está muy activo, ya que Roberto ha empezado a escribir, de hecho ha tomado carrerilla ¡y lleva tres entradas geniales!
Además Paxo escribió hace poco una entrada que me encantó a la que tituló "Morir por amor". No tiene desperdicio.

Y yo... yo no estoy muy inspirada últimamente. Hace unos días se me vino a la cabeza un tema del que podría hablar, aunque luego pensé que no sería muy bueno y decidí dejarlo pasar.
Sin embargo ahora me apetece escribir y como no tengo otro tema pues voy a hablar un poco de esto.

Hace algún tiempo vi una película que me hizo pensar. La película se llama "In Time", y es ficticia. Va sobre un mundo parecido al real, pero en el que las personas tienen una especie de reloj en el brazo, y en ese reloj pone el tiempo que les queda de vida. Pero es que además, ese tiempo funciona como dinero, ya que por ejemplo para comprar algo, las personas tienen que descontarse tiempo de su reloj y pasárselo al vendedor. Es un poco complicado de explicar, pero más o menos creo que se entiende.

Las personas tienen que usar el tiempo para comprar, para usar el autobús, pagar impuestos... y para conseguir más dinero tienen que trabajar, robar... en fin, como en la vida real, pero en vez de tratar con dinero, tratan con tiempo.

Todo esto está muy bien. Pero ahora llega la hora de pensar un poquito.

- Yo cuando empecé a ver la película me pregunté si me gustaría saber el tiempo que me queda de vida. Por un lado pensé que si supiera el día de mi muerte, quizás decidiera tomarme la vida más en serio y vivirla al máximo; pero definitivamente pensé que no me gustaría saberlo, ya que sería un tanto agobiante ver como se va restando el tiempo. Entonces me di cuenta de lo tonta que soy.
No nos hace falta tener un reloj en el brazo para saber que cada segundo que pasa en esta vida, es un segundo menos que nos queda. Y el no saber cuánto vamos a estar en este mundo debería darnos más motivos para vivir más intensamente la vida, porque no sabemos qué momento puede ser el último. Esto es un poco rayante ¿no?

- También me di cuenta de que las personas somos como un reloj. Nuestro aspecto físico es nuestro peculiar reloj. Nosotros sabemos perfectamente, sin necesidad de conocer la edad, que a un anciano, supuestamente, le queda menos tiempo de vida que a un recién nacido.
Vamos por la vida mostrando nuestro aspecto, y con él, mostrando el tiempo que llevamos aquí y el que nos queda. Bueno, esto último no es del todo así. No podemos mostrar exactamente el tiempo que nos queda, pero sí se puede calcular más o menos, si no tenemos en cuenta factores como accidentes, enfermedades y demás.


  
 
- Y lo más importante y que más me dió que pensar:

Como he dicho, las personas de la película tenían que pagar con el tiempo que ellos poseían, y claro, si se van descontando tiempo, a ellos les queda menos días de vida. Aunque los van recuperando con el tiempo que consiguen trabajando y demás, así que más o menos siempre tienen el mismo tiempo.

Los ricos (los que más tiempo tienen), viven tranquilamente porque tienen millones de años de vida y no tienen que preocuparse, están hasta aburridos de tener tanto tiempo sin saber en qué gastarlo.

El problema está (como en la vida real) en los pobres. Los pobres tan solo poseen días de vida. Por ejemplo, una persona que posee tan solo en su reloj dos días, tiene un grave problema. Tiene que ir a trabajar diariamente para conseguir más tiempo, pero a la vez que trabaja va perdiendo tiempo (ya que el tiempo que va pasando también se va descontando). El resultado es una vida rutinaria, esclava, sin tiempo para pensar ni desahogos. Trabajar para vivir; perder y ganar tiempo pero siempre mantenerse más o menos con lo mismo... Yo pensé ¿qué sentido tiene eso? Ellos luchan, trabajan por mantenerse vivos, por tener tiempo, pero no pueden disfrutarlo porque están constatemente del trabajo a casa, ni siquiera duermen porque dormir es perder el tiempo en vano. No le encontré mucho sentido y pensé lo triste que sería un mundo así... pero, ¿en qué se diferencia de la vida real?

La mayoría de las personas en la vida real sufren tanto como las personas de esa película. Hablo de las personas de clase media-baja por ejemplo. Personas que llevan una vida rutinaria, esclava, del trabajo a casa, si tienen hijos deben llevarlos a la escuela y cuidarlos, hacer la comida, cuidar la casa... ect. Esa es la vida de la mayoría de las personas de este planeta. Yo veo su vida, veo sus preocupaciones y el poco tiempo que tienen para poder descansar, sentarse un rato, pensar... y me pongo triste. Trabajan para poder comer y seguir con vida, seguir en esta vida. Pero si no tienen tiempo para disfrutarla, ¿qué sentido tiene? Llevo toda la vida observando a mis padres, viendo la vida tan rutinaria que llevan. Desde que tengo uso de consciencia hasta ahora han permanecido igual. Casi 18 años trabajando día a día, sin apenas tiempo para descansar, levantándose temprano, pasando frío y calor, sufriendo sin apenas días libres... y siguen exactamente igual que al principio. Han perdido todo este tiempo, casi nunca han tenido tiempo para disfrutar verdaderamente de la vida, ya que cuando llegan las vacaciones de verano o Navidad, están tan cansados que no tienen ganas de nada. Y esto a mí me hunde. Yo que siempre he pensado que cuando fuera mayor podría viajar, conocer mundo, tomarme mi tiempo en apreciar cada pequeño detalle... Pero ¿qué me diferencia a mí de los demás? Ahora mismo no tengo esas obligaciones, tengo que estudiar pero eso no me pesa, porque es ampliar conocimientos, conocer esta vida y por lo tanto vivirla. Y además, estudiar es evolucionar, crecer y alcanzar nuevos objetivos. Lo que no quiero es una vida rutinaria de anclarme el resto de mi vida en un trabajo que no me guste y llegar a los 50 años y darme cuenta de que la vida se ha pasado así...

En fin, por eso decía al principio que este tema no me gustaba mucho. Es bastante rayante... Quizás ni siquiera debería publicarlo como entrada, pero para eso está el blog ¿no? Para compartir pensamientos. Y ahora mismo estos son mis pensamientos hacia este tema. Aunque la verdad me gustaría que mis entradas fueran más alegres y bonitas, no tan poco inspiradoras... Pero bueno, ya me despido por hoy, esperando poder volver a escribir pronto y sobre algo más bonito. Un abrazo :)

3 comentarios:

  1. Buenas noches. Que entrada madre mia me dejas pasmado. Que dominio del vocablo. Has elegido un buen tema y has comparado perfectamente la pelicula "In time" con la dura y cruda realidad. Es verdad que nuestro cuerpo funciona como un reloj aunque no tengamos uno puesto en la muñeca, es lo que se conoce como "el reloj biológico" hay una serie de rasgos en nuestro cuerpo que van cambiando con la edad. Un ejemplo es el color del pelo que con la edad cambia a blanco. Me ha gustado mucho que te hayas dado cuenta de la existencia del reloj biológico por tí misma sin haberlo leido en ningún libro. Muchas especies tienen uno. Los árboles lo tienen en el tronco en forma de anillos... La foto ha quedado muy bien ya te lo he dicho antes. La entrada es rayante pero es la realidad la gente no para de perder el tiempo hay que intentar vivir al máximo posible e incluso dormir menos. Espero que esta Navidad aprovechemos nuestro tiempo y lo pasemos en grande, podamos hacer muchas fotos y vivir momentos inolvidables. Por ahora sé que no tenemos mucho en mente pero ya se nos ocurrirá algo como siempre. También a ver si podemos ayudar a gente que no tenga dinero, porque como dices en la entrada las clases media-baja son siempre las menos favorecidas y a las que les toca perder así que a ver si ponemos todos de nuestra y aportamos algo.

    Espero que no veamos prontos esta semana esta ya termianda!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Andrea!!
    Bueno, una entrada genial. La leí el otro día cuando la pusiste, veo que ahora la has retocado y le has puesto fotico y todo.

    "In time" es una peli que yo tenía en mi lista de pelis por ver y tu me has dado el empujoncito que me faltaba. Acabo de ponerla a descargar xD

    Quería comentar algo sobre el final de tu entrada. Es verdad, que mucha gente vive hoy en día absorbida entre esfuerzo, entre trabajo, entre ocupaciones. Tanto que parece no queda tiempo para disfrutar, sino solo tiempo para sacrificios, esfuerzos y más esfuerzos.

    No todo está perdido. Aunque parezca que la vida "pasa" sin más, no es así tampoco. Se me acaba de ocurrir como ejemplo el agua de un río. Pasa por el cauce, y parecería que simplemente se nos "escapa" y que va a ir a gastarse al mar y punto. Pero mientras el agua circula, eso tiene consecuencias. Va dejando huella por donde circula. Igual con nuestra vida. No pasa de golpe, sino que vamos dejando frutos. Y habrá momentos de trabajo y cansancio extremo y habrá momentos de disfrute y relajación.

    Quizás la clave muchas veces está en tomarse las cosas con más calma. Recordar que hay que "trabajar para vivir", en lugar de "vivir para trabajar". Y buscar en nuestro estudio, en nuestra casa, en la calle, en todos sitios, disfrutar al máximo y vivir haciendo algo que nos llene y nos guste.

    ¡Feliz Navidad! ¡Espero que nos veamos pronto!!

    Un abrazo!! :)

    ResponderEliminar
  3. Paxo :) Eso del reloj biológico es algo evidente, no creo que haya que leerlo en ningún sitio para saber que las personas con el tiempo vamos cambiando.. me alegro mucho de que te haya gustado la entrada.. y es verdad que hay que aprovechar el tiempo al máximo y qué mejor momento que ahora, que es Navidad y tenemos más tiempo libre para pasarlo bien ^^ Y lo de ayudar a las personas que más lo necesitan.. ¡eso siempre! :)

    Roberto se te echa mucho de menos... creo que llevamos como dos meses sin vernos :( pero bueno dentro de nada nos veremos también!
    Espero que te guste la película y merezca la pena verla ^^ Y tienes razón en la comparación de la vida de las personas con el cauce de un río... todos dejamos huella en esta vida, unos más y otros menos... pero no pasamos por aquí desapercibidos...
    Bueno, feliz Navidad a tí también jajaja ^^ A comer muchos matecados! :)

    ResponderEliminar