martes, 14 de abril de 2015

¡No sin mi móvil!

NOMOFOBIA, el nuevo trauma que sufre la población, especialmente la juventud. ¿Que qué es eso de la “Nomofobia”? La Nomofobia es el miedo irracional a salir de casa sin teléfono móvil o a quedarte con el dispositivo inoperativo. Esto se debe a que las nuevas generaciones, y cada vez más gente (no sólo la juventud) dispone de un Smartphone que le resuelve cualquier tipo de problema cotidiano en cuestión de segundos y nos mantiene conectado con el mundo.

Desde mi punto de vista, no está mal, para nada del mundo, avanzar tecnológicamente y disponer de un dispositivo que nos haga más sencilla la vida, pero claro, con unos límites. Hoy en día ya no tenemos “teléfonos móviles”, ahora tenemos verdaderos ordenadores en nuestros bolsillos (ya que algunos dispositivos son más potentes que un ordenador).
Esta entrada viene inspirada a una pequeña charla que he tenido con un compañero de clase, en el que debatíamos que cada vez, niños y niñas más pequeños poseen teléfonos móviles con conexión a internet y a cualquier tipo de red social, con todas las ventajas, inconvenientes y riesgos que esto conlleva. Hablando de ventajas me refiero a la facilidad de localizar al niño o niña; por inconvenientes, es el mismo, pero esta vez desde las redes sociales, ya que Facebook, Instagram, Twitter, etc, localizan la posición geográfica desde la que nos conectamos y la publica de forma explícita u oculta. Cuando hablo de los riesgos, no solo me refiero al mal rato que se lleva el sujeto en cuestión si le roban el móvil (que nos pasa a cualquier persona a cualquier edad), sino a la disponibilidad de TODOS los datos que guardamos en nuestro dispositivo de forma inconsciente (correos electrónicos, contraseñas, fotos, vídeos, perfiles de redes sociales…) que pueden estar al alcance de todo el mundo sin que se sepa, y nos puede poner en verdadero peligro.

Volviendo al tema de la Nomofobia, este fin de semana pasado, mi compañero con el que hablé este tema y yo, nos dedicamos a preguntar aleatoriamente a diferentes pandillas de chicos y chicas (en el que, al menos, conociéramos a algún componente) si serían capaces de salir de casa sin el teléfono. Aunque la respuesta ya la sabíamos y no nos sorprendería que nos dijeran que no, nos sorprendió los motivos por los que llevan los teléfonos a la calle. El que más me chocó fue “yo mando mensajes a mis amigos aunque vayamos al lado porque nos criticamos unos a los otros y así no se enteran”… Esto es lo que hace que me preocupe con respecto a la generación que nos sucede, esos niños y niñas que no son capaces de hablar nada a la cara, ya que es más fácil enviar un mensaje y dejar el momento pasar.

Personalmente, espero que esto sea sólo una moda y pase con el tiempo, porque realmente es preocupante lo que le pasa a la juventud hoy en día…

No hay comentarios:

Publicar un comentario