Etiquetas

Etiquetas

jueves, 7 de noviembre de 2013

Puente Genil - Casariche (Andrea)

¡Buenas! Ya estoy aquí de nuevo. Me hubiera gustado haber escrito esto antes pero me ha superado la pereza... Aunque más vale tarde que nunca ¿no?
Hoy vengo a contar mi experiencia el pasado día 2 de este mes (día de los difuntos), cuando Mazuelos, Paxo y yo decidimos ir desde Puente Genil a Casariche andando. Puede parecer una tontería o una locura, pero yo no lo veo tan raro... ¿No hay gente que hace el camino de Santiago? Pues este es nuestro peculiar camino. Ya lo hicimos Paxo y yo el año pasado justo el mismo día, y hemos pensando que lo repetiremos todos los años como una promesa. Ya veremos. Por ahora voy a contar que tal nos fue el día.








Antes de nada comentar que de Puente Genil a Casariche hay unos 14 kilómetros (por la carretera). Por el camino que nosotros seguimos no sé exactamente cuántos son, pero supongo que serán prácticamente los mismos. Aquí dejo un mapa del camino que seguimos, que como os voy a contar, no fue un camino fácil, ya que tomamos un atajo, cruzamos un río y seguimos por la vía del tren hasta llegar a Casariche.








El día 2, día de todos los difuntos, Mazuelos llegó a las once de la mañana preparado con su mochila tal y cómo habíamos quedado. En verdad ni Paxo ni yo teníamos muchas ganas de ir y estábamos pensando en aplazar la excursión. Pero el ver a Mazuelos tan dispuesto nos motivó y al final decidimos ir. Empezamos a andar a las once y media o doce de la mañana. Cruzamos el Puente Hierro y tomamos el camino que va desde el Palomar a Sotogordo. Ese tramo fue bastante ameno, aunque caluroso. En general todo el día pasamos calor, y eso que a estas alturas se supone que ya debería de hacer más fresco.



En Sotogordo nos encontramos una pequeña tienda y decidimos entrar a comprar una botella de agua, porque por experiencias anteriores, sabemos que en una excursión a pie lo más importante es llevar siempre agua. Aunque como dijo Paxo, esa botella seguramente llevaba años en la tienda, porque tenía por fuera hasta una especie de sustancia pegajosa que Paxo decía que era leche de cabra jajaja


Tras salir de Sotogordo, tuvimos que subir una cuesta con bastante pendiente. Una vez arriba decidimos hacernos fotos. Yo iba a hacerme una con Mazuelos y le dije que se agachara un poco porque es muy alto, y él, aún no sé por qué, se cayó al suelo. En verdad no le pasó nada, fue una caída muy graciosa porque fue como a cámara lenta, y al menos nos ha quedado esta foto humorística.


También nos encontramos con una señal de tráfico que estaba suelta, y Paxo y Mazuelos no pudieron aguantar la tentación de cogerla para hacerse una foto.



Poco después llegamos a un cruce, y al principio del camino había un cartel en el que podía leerse "Finca las Morenas".



A continuación estuvimos unos veinte minutos andando por un camino de tierra. Hacía mucha calor, pero a parte de eso era un camino normal y seguro. Si hubiéramos seguido por ahí, hubiéramos llegado a Casariche perfectamente sin ningún problema. Pero a Paxo eso le aburría, él buscaba más emoción, así que nos convenció para tirar por una "atajo" según él. Nos hizo cruzar un campo ajeno buscando la vía del tren, porque decía que por la vía llegaríamos más pronto. Tengo que reconocer que yo fui quejándome todo el rato, diciendo que nunca me hacían caso y que por el camino íbamos mejor. Paxo no paraba de decirme que cuando recordara ese día me sentiría orgullosa de haberle echo caso y haber tirado por ahí. Yo en ese momento no lo veía, pero ahora me doy cuenta de que tiene razón. Si hubiéramos seguido el camino hubiera sido demasiado fácil.
El mayor reto se nos presentó cuando nos encontramos con que había que cruzar un pequeño río. Paxo lo cruzó fácilmente de un salto, pero Mazuelos estuvo tres horas poniendo piedresitas para cruzar, y aún así al final terminó con los pies mojados.





Después hicimos un pequeño descanso para comer. Mazuelos comió un bocadillo que llevaba, y Paxo una caña que había comprado también en la tienda de Sotogordo. Yo no tenía nada de hambre, sólo mucha sed.
Después de eso ya encontramos la vía y seguimos por ahí hasta que empezamos a ver Casariche. La verdad es que ahí fue cuando el camino se hizo más largo y caluroso, sobre todo porque ya estábamos muy cansados.





¡Y POR FIN LLEGAMOS A NUESTRO DESTINO!





Nota: En estas fotos salgo súper bajita. A ver, yo no soy muy alta.. ¡pero es que ellos son gigantes1. Que Mazuelos mide dos metros, normal que me vea tan chica... jajaja si él lee esto seguro que se queja de que digo que es muy alto xP


Pero bueno, aunque llegáramos a nuestro destino, el día no acabó ahí, ya que decidimos visitar el campo donde Paxo y yo pasamos prácticamente toda nuestra infancia. Fuimos por allí a dar una vuelta, y pasó algo horrible. Estábamos sobre un caño de esos que llevan agua. Mazuelos me hizo una foto, me dijo "Mira que bien sales", y se le cayó la cámara al agua. Yo no sabía cómo reaccionar, vi la cámara hundirse en el agua (que encima estaba sucia y la cámara ya ni se veía). Menos mal que Paxo fue rápido, la sacó corriendo, le quitó la batería y la secó como pudo. Afortunadamente sigue funcionando perfectamente. Menos mal, porque para mí la cámara es muy importante, más que un móvil incluso, porque me encanta captar los momentos y que queden grabados para siempre en imágenes. Es lo que más hago: fotos. Y demasiada mala suerte tuve ya este verano que me robaron la cámara en Málaga, como para perder ahora otra... En fin, por suerte todo terminó bien, seguimos haciendo muchas fotos, pero ya voy a poner sólo una más, que me encanta porque salgo mirando el campo dónde he pasado tantos años, dónde se han quedado tantos sueños, ilusiones, momentos... en fin, que me transmite mucho aunque parezca poca cosa.





Y ya para concluir el día, a las seis de la tarde más o menos, el padre de un amigo nos llevó en coche de vuelta a Puente Genil. Menos mal, porque si no hubiéramos tenido que volver andando, y sinceramente a mí ya no me quedaban muchas fuerzas después de tanto. Así que Ramón, te doy las gracias de nuevo por pedirle el favor a tu padre :)

Bueno, pues esto es todo. Lo he resumido lo máximo posible. Espero que os guste ya que me ha costado bastante tiempo y dedicación esta entrada.
Nos vemos pronto :D

3 comentarios:

  1. Hola Andrea, cuando decías que ibas a publicar una entrada sobre nuestra aventura en Casariche nunca pensé que sería algo tan emotivo y con tantísimo sentimiento. Me ha encantado todo: el diseño, las imágenes, los vídeos, el orden y sobre todo la claridad. La entrada no está hecha solo para nosotros, cualquier persona que la lea puede imaginarse perfectamente cada momento y vivirlo porque las imágenes y las palabras están muy bien colocadas de manera que se crea una especie de historia ilustrada muy coherente y con mucho sentido. A mí personalmente lo que más me gustan son las fotos porque yo he estado presente en el momento en el que se tomaron y me hacen volver a situarme allí y llenarme de recuerdos y sensaciones. Estoy muy satisfecho con tu trabajo porque sé que te ha costado tiempo y dedicación pero el resultado ha merecido la pena. También hay que reconocer que el video de la tienda de Sotogordo es muy gracioso y está colocado en su sitio. Por otra parte, la foto de Mazuelos tirado en el suelo estaba claro que no podía faltar y yo antes de empezar a leerlo ya sabía que iba a aparecer por algún lado.

    He leído que por el camino algunas veces te revolvías, te quejabas y querías seguir por el camino fácil. Está más que claro que de tu gusto no era atravezar el campo desértico. Tú preferías seguir como ovejas por el camino que ya había hecho otros. Pero a mi siempre me gusta hacer cosas nuevas y aventurarme a lo que salga. El camino ya sabía lo que me iba a ofrecer y estaba más que claro que fuera sido muy aburrido y cansado solo andar y andar. Yo prefiero arriesgar y lanzarme a lo desconocido. Cuando ibamos por el campo desértico yo no sabía por donde ibamos a salir solo sabía que llegaríamos a donde sea, nos encontraríamos desafios y que sería un camino único que seguramente nadie habría hecho antes en su vida. Lo bueno es que al final decidíste aventurarte y confiar en mí otra vez más, y en el fondo sé que ahora te alegras de haberlo hecho.

    Con respecto a la foto de la silla que sales mirando a la casa y se ve toda la huerta, está claro que es una de las mejores y que aparecerá mucho de aquí en adelante en videos y demás. Sé que hay muchas más fotos especiales porque estuvimos en muchos sitios diferentes y muchos detalles que hemos despreciado pero que son muy importantes. Nos iremos dando cuenta de todo con el tiempo porque está claro que todo fue demaciado rápido, no nos dio tiempo a mucho solo estuvimos en la choza y en la huerta de paso. Me gustaría volver en otra ocasión y pasar más rato por alli e ir con más tranquilidad y sin hora para volver. Pero vamos que en definitiva ha estado bien, ha sido un poco "light" pero tampoco es que tuvieramos gana de mucho más, para las cosas "hard" ya habrá más ocasiones.

    PAXO

    ResponderEliminar
  2. Releyendo tu entrada solamente comentarte que la próxima vez que quieras saber cuánto has andado para ir a algún lado exactamente puede usar esto http://www.usatf.org/routes/map/ Es un mapa en el que tu pinchas tu propia ruta y te dice cuanto has andado exactamente.
    Google también lo puede hacer. ;)
    Un saludo.

    ResponderEliminar