domingo, 30 de noviembre de 2014

¡¿Te has pintado las uñas?!

Hace unos días, concretamente el 25 de este mes, fue el día contra la violencia de género. No creo que a nadie se le haya pasado por alto porque han puesto varios anuncios en televisión y en todas partes hay carteles anunciándolo. 

Yo tenía pensado escribir algo pero no he tenido mucho tiempo. Así que ahora aprovecho un breve descanso para opinar un poco.

De nuevo me viene a la mente la idea de que todo lo que yo diga ya se sabe, pero no podemos callarnos por el hecho de que lo que tengamos que decir ya se haya dicho, porque ello significaría no luchar. Hay que redundar en temas como este porque es necesario hablar de ello, que esté siempre presente para que se pueda evitar. 

La violencia de género, o la violencia simplemente, es algo que nos puede parecer un tema sin demasiada importancia. Podemos pensar que cualquier mujer a la primera señal de violencia por parte de su pareja pensará en dejarla. Pero está visto y comprobado que no es así. Es fácil pensar en lo que tú harías si te pasara, pero cuando ocurre no es tan fácil salir de ello. Cuando ves el problema desde dentro, lo tienes tan cerca que no lo observas con claridad. Las primeras señales te parecen simples tonterías, y llegas a razonar que él tiene la razón. Pero poco a poco te inferiorizas y vas priorizando sus ideas a las tuyas. 

Ya se sabe que la violencia no tiene que ser solamente física. La violencia psicológica es mucho más común y deteriorante a largo plazo. Y digo que es mucho más común y también fácil de consentir, porque es la violencia que se empieza soportando, y va creciendo hasta llegar a grados en los que la persona siente que no tiene opinión ni derechos. Y eso es horrible. 

Yo he conocido de cerca un par de casos en los que una de las partes sentía que tenía el dominio sobre la otra. Te das cuenta en pequeñas señales. Cuando ves que en una pareja el hombre empieza a impedir que la mujer se maquille o se pinte las uñas, que mire demasiado al panadero o que su familia entre en casa simplemente porque no les cae bien. Entonces te das cuenta de que hay un serio problema. 
¿Por qué algunas personas son capaces de soportar eso? Quizás porque tienen hijos, una casa, una vida ya organizada y no es fácil dar el paso e imponerse, acabar con todo lo que habías planeado, sólo por pequeños detalles como esos. Lo malo es que a largo plazo se pueden ir convirtiendo en algo más grave. 

No tengo mucho más tiempo, así que me gustaría dejar aquí un fragmento de algo que escribí hace un tiempo y ya me despido.


¿Qué pasa cuando te das cuenta de que llevas un ritmo diferente al de la vida? ¿Cuando todos avanzan y tu te quedas al margen viendo cómo todos se alejan de ti? ¿Qué pasa cuando la vida se olvida de ti y de que existes? ¿Qué pasa cuando escribes cartas tristes con todo tu sentimiento y nadie las puede leer? Cuando te tienes que tragar tus propias palabras, cuando deseas desaparecer de la Tierra, cuando piensas que la vida no tiene ningún sentido... ¿Qué pasa? Cuando sientes que caes sin remedio, cuando todo se va oscureciendo, cuando nadie puede ayudarte, cuando oyes sus pasos tras la puerta. Cuando te encierras en una habitación y sin que nadie te vea empiezas a llorar, cuando pierdes el apetito, cuando todo te parece ridículo. Pues no pasa nada. Esa es la respuesta. El mundo se queda parado para ti y ves como los días avanzan y el mundo continúa sin ti. Y él vuelve feliz cada día de trabajar, y tu única función en todo el día es prepararle la comida. Nada cambia en tu mundo, en ese mundo que has ido creando poco a poco lejos de la realidad. Sientes que nadie te comprende y deseas con todas tus fuerzas que pronto todo cambie y las cosas mejoren. Pero el tiempo sigue pasando. Los dias se te escapan como suspiros. Quieres gritar porque sientes como te ahogas con tus propios pensamientos. Todo te parece triste. No tienes nada por lo que luchar. Te sientes la persona mas desgraciada del Universo, piensas que eres como una sombra oscura colocada en un punto ciego para los demás. Quieres aparentar estar bien, pero tu alma siente dolor y sufrimiento aunque nadie entiende el por qué, ni siquiera tú misma. ¿Cómo has llegado a esto? ¿Qué te ha pasado?  
Es muy duro que tu mente esté oscura, aunque sabes que si la iluminaras, descubrirías en ti misma una persona desconocida para el mundo. Tal vez te estés volviendo loca, a veces lo dudas. Solo quieres que todo vaya bien. Esto es todo lo que habías planeado: una vida feliz, con una casa, un marido al que prepararle cada día la cena y que se sienta orgulloso de ti. Pero él no es así, jamás reconoce tus méritos, nunca te agradece nada. Y ni siquiera te besa ni te mira al pasar junto a ti. Cada día te haces mil preguntas sin respuestas, pero las más frecuentes: ¿Existe alguien que me pueda ayudar? O ¿Cuánto va a durar esta pesadilla? 
Las respuestas tan sólo las puedes dar tú misma, ¿hasta cuando quieres aguantar esta situación? 

Un abrazo a todos, y no consintáis que los demás cambien vuestra forma de pensar, vuestros gustos, opiniones, o alegría. Hay siete mil millones de personas en el Mundo para que una te amargue la vida.



7 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Llevas razón en que no podemos tratar un tema una sola vez sólo un día del año... Lo peor es que ya no nos damos cuenta de la violencia psicológica, ya que, la sociedad ve normal que por WhasApp controlemos a nuestras parejas hasta cierto punto de pedir la ubicación para comprobar que no están mientiendo (pongo el ejemplo de WhatsApp porque es el más usado y el que menos pensamos que afecta)... El día 25 tuvo lugar una pequeña manifestación en el Romeral donde los Institutos "Juan de la Cierva", "Profesor Andrés Bojollo", "Fuente Álamo" y "Manuel Reina" se concentraron y entre todos presentamos modelos de mensajes de WhatsApp en los que se privaba la libertad de quien los recibie y otros en los que no se "maltrataba" al destinatario. Después de esto, se leyó un manifiesto en el que se exponía que hoy día, aunque no pareciera cierto, el acoso y la violencia los tenemos ante nuestros ojos y los vemos normales, aunque no lo sean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno que los institutos organicen eventos como esos para hacer conciencia sobre problemas que nos pueden afectar a cualquiera de nosotros algún día. Es verdad que el uso de redes sociales puede potenciar el acoso, pero nadie debe permitir que controlen y dirijan su vida.
      Muchas gracias por comentar Jesús David, espero nuevas entradas :)

      Eliminar
  2. en este mundo nadie te puede ayudar frente a esos depredadores, solo tú mismo,pero eso debe ser despues de un tiempo, cuando tengas las ideas claras, eso si eres una persona fuerte, si eres debil caeras en oscuridad y te dejaras arrastrar por ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas personas pueden prestar ayuda a las mujeres que pasen por esas situaciones, pero el primer paso lo debe dar uno mismo y pedir ayuda, porque nadie va a ir preguntando puerta por puerta si te encuentras bien o necesitas ayuda... y desgraciadamente lo más difícil parece ser dar el paso de reconocer que estás pasando por eso.
      Muchísimas gracias por pasarte y comentar, Ismael. Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Muy buena entrada, Andrea. Tenemos que concienciarnos mucho sobre este tema y no cerrar los ojos si algún día se presentase algo así ante nosotros.
    Además no hay que olvidar el caso contrario, hombres maltratados. Es muy minoritario pero a día de hoy hay hombres que son chantajeados psicológicamente por sus mujeres amenazándolos con denuncias, impedirles ver a sus hijos, etc...

    Todas las formas de maltrato en la pareja deben ser erradicadas. Y solo la insistencia, la educación y la concienciación lo pueden evitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, tampoco se puede ignorar los demás tipos de violencia. Nadie se debe sentir superior a nadie ni complicar vidas ajenas, y menos la de alguien a quién se supone que quieres o has querido. Y lo de amenazar con los hijos creo que es lo más bajo y doloroso que puedes hacerle a alguien... Las personas que actúan así no deben tener escrúpulos ni sentimientos, pues supongo que uno, al ser padre o madre sabe lo que siente hacia sus hijos, y el daño que puede hacer a la otra parte si le amenaza con ellos.
      Pero bueno, eso puede dar para otra entrada y debate.

      ¡Un abrazo! ¡ Y a ver si nos vemos ya pronto! :)

      Eliminar
  4. Hola Andrea, siento mucho el retraso, he leído la entrada y me parece absolutamente cierta. Siento no poder expresar mi opinión como me gustaría hacerlo pero quiero decir que estoy totalmente en contra de este tipo de situaciones.En una pareja, así como en la vida cotidiana, uno no debe olvidar quién es al igual que no debe olvidar que los demás son también libres e iguales en derecho y dignidad. Nadie tiene derecho a imponer su voluntad a la de los demás y mucho menos a cuestionarla. Creo que la violencia de genero es una batalla que no se pierde en el primer golpe, sino en la primera vez que consentimos que nuestra pareja o nuestro amigo/-a nos falte el respeto, pues con el tiempo, esa persona sabe que puede hacerlo cuando quiera y llegará un momento en que no se suficiente. De verdad que espero que algún día deje de haber casos de este tipo y todos seamos capaz de respetar al sexo contrario y verlo no como algo inferior, sino como algo que existe para completarnos como seres humanos y para hacernos sentir especialmente únicos. Enhorabuena por tu entrada, me alegra que pienses de esa forma. Un abrazo gigante :D

    ResponderEliminar